¿Por qué deberías leer Fratelli Tutti?

Sebastián Iñaki Lizárraga García


La nueva encíclica del Papa Francisco, Fratelli Tutti, trata sobre la fraternidad y la amistad social. Aunque pueda pasar desapercibido para muchos de nosotros, este no es un tema menor. Incluso me atrevería a decir que promover este valor es una de las tareas más urgentes para cualquier cristiano. Porque en el mundo contemporáneo reina una cultura del individualismo: hemos dejado de preocuparnos por el prójimo.


Y esto es muy grave porque el individualismo es un camino seguro hacia la indiferencia. Si sólo nos preocupamos por nosotros mismos, entonces nos quedaremos cómodos en nuestra burbuja, sin sacrificarnos por el que nos necesita. Esa actitud es todo menos cristiana, porque el mensaje esencial de Cristo es obrar con amor a los demás.[1] Por eso, vivir coherentemente como cristiano nunca puede ser quedarse quieto, sino proponerse servir activamente a nuestra comunidad.


Francisco alerta sobre esta tendencia que tenemos de ignorar al que sufre, tal como en la parábola en la que el sacerdote y el levita pasaron de largo cuando vieron a un hombre herido tendido en el camino. En cambio, nos exhorta a ser como el samaritano, que fue el único que se hizo prójimo del herido y le prestó todos los auxilios.[2] Pero esta encíclica no es un trabajo teórico que se queda en las nubes. El Papa nos colma de aplicaciones prácticas del amor social, incluyendo áreas como la migración, las redes sociales, la globalización, la economía, entre muchísimas otras.


Quizá lo más brillante de la manera en la que escribe el Papa es que aterriza el tema de la fraternidad a problemas que son muy actuales. Incluso habla de cómo la pandemia de coronavirus puso en evidencia que nuestro aislamiento social se remontaba a mucho antes del confinamiento: nos hemos desunido como sociedad, sin pensar en el prójimo. Y aunque hubo cierta actuación conjunta para combatir el virus, nos podemos dar cuenta de que seguimos desconectados de nuestras comunidades.


Esta encíclica nos ayuda a interiorizar sobre como aquella niebla individualista puede hacernos mella sin que nos demos cuenta. El primer paso para salir de la burbuja de comodidad y acercarse al prójimo es detectar cuál es nuestra burbuja. Fratelli Tutti nos mueve el tapete, revelando la facilidad con la que nosotros, los ciudadanos del siglo XXI, nos encerramos en nosotros mismos.

Si quieres echarle una hojeada, puedes ver la encíclica en la página oficial del Vaticano.


[1] “Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Como yo los he amado, así también ámense los unos a los otros.” Jn 13, 34.

[2] Carta encíclica Fratelli Tutti (3 de octubre de 2020), capítulo tercero “Un Extraño en el Camino”.

75 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo