La familia según Chesterton

Actualizado: ago 17

Por Sergio Velázquez


La familia es la institución más antigua que cualquier otra y, por lo mismo, poco se reflexiona sobre sus orígenes. Aquellos que buscan destruirla o, desfigurar su esencia misma, no saben lo que están destruyendo. ¿Qué es la familia? ¿Por qué hay quienes huyen de ella?


G. K. Chesterton, en la recopilación de escritos titulado El Amor o la Fuerza del Sino, nos dice que tanto los que atacan como los que la defienden lo hemos hecho de manera equivocada. Dejaré a un lado a los que lo atacan y tomaré lo que dice Chesterton de la defensa que se hace: “la familia resulta un sitio pacífico, cómodo y unido”. Es la utopía a la que quisiéramos llegar, pero, muchas veces no es el caso.


La salida fácil del hartazgo de la convivencia familiar es buscar aquellos ambientes en los que uno se sienta cómodo: personas que piensen igual a nosotros o, con las que no tengamos que establecer ningún vínculo fuerte. Sin embargo, se sigue huyendo de la familia y del compromiso que conlleva participar en ella. Es estrechar la mira a un mundo más pequeño.


¿Por qué los jóvenes prefieren viajar y huir de sus casas? Creo que Chesterton da en el clavo: cuesta convivir con la gente que tenemos cercana y con la que no tuvimos elección. Aunque podamos parecernos físicamente y tener gestos semejantes, nuestra actitud y forma de vivir es distinta. A unos les gusta hacer esto o aquello, a otros les disgusta esto y a otros, les es indiferente. Y creo que hay que tener cuidado con lo último.


Las grandes congregaciones de personas “facilitan” el encontrarse con personas de grandes variedades y personalidades, más, siempre terminamos reduciendo nuestras relaciones con aquellas personas que piensan igual que uno mismo.


¿Qué tiene de malo? Contestare con las siguientes palabras: “... proteger al individuo solitario y sensible de toda experiencia de los amargos y fortalecedores compromisos humanos”. Nos cuidamos de aquellos encuentros que no nos son del todo gratos y vamos empequeñeciendo nuestro ser. Con esto limitamos nuestro crecimiento porque solo haríamos esto o aquello si nos sentimos del todo a gusto con ello.


Así como la mamá de los patitos los va llevando hacia el agua para que ellos aprendan a nadar, así es cómo llegamos a la vida en el seno de la familia. Nos encontramos en un terreno desconocido con personas distintas a nosotros y que sin quererlo, nos harán bien. Sí, hasta de las cosas malas que puedan pasar... porque de los males se pueden obtener bienes.


Las mejores aventuras se viven dentro de la familia porque “estar metido en una aventura es metido en ambientes incómodos”. No quiero decir que todo en la vida en familia es incómodo, pero, la coexistencia con personas diferentes a nosotros, con las limitaciones físicas, intelectuales y espirituales nos ayudan a forjar el carácter y ver toda la maraña de excentricidades que es cada uno.


Sería tremendamente aburrido convivir con personas que fueran un reflejo de nosotros, que todo nos aplaudieran y que no quisieran mover un dedo para ayudarnos a ser mejores porque “no quieren herir nuestros sentimientos”. Las personas que realmente nos quieren nos harán ver en qué fallamos y nosotros deberíamos hacer un tanto, tratando siempre de ayudarnos.


Cada persona es un mundo lleno de colores, sensaciones y emociones y lo mejor que podemos hacer es comenzar a conocerlos. Saber cuáles son sus alegrías y tristezas, sus sueños y preocupaciones. No encerrarnos en nosotros, sino abrirnos a ellos y darles entrada a nuestra vida. Adquirir interés por aquello que quieren y aquello que les trae disgustos. Un verdadero encuentro con esa persona en su totalidad.


La familia no siempre es un lugar tranquilo y lleno de paz, pero, está en nuestras manos el transformarlo. Todos estamos inmersos en esta selva doméstica y sólo llegaremos al final del camino juntos.


#SantosHoy


¹ Chesterton, G. K., El Amor o la Fuerza del Sino, Ediciones RIALP, Madrid, 1995, p. 58

² Ibídem, p. 65

³ Ibídem, p. 68

336 vistas
universidad panamericana  Campus guadalajara
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon
  • Twitter - círculo blanco

capellan@up.edu.mx

Álvaro del Portillo No. 49

Ciudad Granja CP 45010 Zapopan, Jalisco, México

Conmutador: +52 (33) 1368 2200

©2020 por Capellanía UP Guadalajara

CAPELLANÍA.png