universidad panamericana  Campus guadalajara
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon
  • Twitter - círculo blanco

capellan@up.edu.mx

Álvaro del Portillo No. 49

Ciudad Granja CP 45010 Zapopan, Jalisco, México

Conmutador: +52 (33) 1368 2200

©2019 por Capellanía UP Guadalajara

UNIVERSIDAD PANAMERICANA

Capellanía

#Santoshoy

 
¡Síguenos para estar al día!

HOMILíA DE HOY

"No te olvides: el amor de Dios ordena mejor nuestros afectos, los hace más puros, sin disminuirlos."

San Josemaría, Surco, n. 828

Lectura del santo Evangelio según san Lucas 5, 17-26

[17] Estaba Jesús un día enseñando. Y estaban sentados algunos fariseos y doctores de la Ley, que habían venido de todas las aldeas de Galilea, de Judea y de Jerusalén. Y la fuerza del Señor le impulsaba a curar. [18] Cuando he aquí que unos hombres, que traían en una camilla a un paralítico, intentaban meterlo dentro y colocarlo delante de él. [19] Y al no encontrar por dónde introducirlo a causa de la multitud, subieron al terrado, y por entre las tejas lo descolgaron con la camilla al medio, delante de Jesús. [20] Viendo Jesús la fe de ellos, dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados. [21] Entonces los escribas y los fariseos empezaron a pensar: ¿Quién es éste, que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios? [22] Pero conociendo Jesús sus pensamientos, les dijo: ¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? [23] ¿Qué es más fácil, decir: tus pecados te son perdonados, o decir: levántate, y anda? [24] Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados `dijo al paralítico`, yo te digo : levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. [25] Y al instante se levantó en presencia de ellos, tomó la camilla en que yacía, y se fue a su casa glorificando a Dios. [26] El asombro se apoderó de todos y glorificaban a Dios. Y llenos de temor, decían: Hoy hemos visto cosas maravillosas.

Nieve en los caminos

"Ayer aparecía en escena Juan Bautista, y, en adelante, escucharemos con frecuencia, durante el Adviento, su exhortación a preparar el camino al Señor que viene. A su vez, Él viene a abrir camino que permitan al hombres acercarse a Dios. Él mismo es el camino. Ya lo ves: a causa del pecado, las vías de comunicación están cortadas. Pero el Señor, en su infinita misericordia, ha anunciado que vendrá a salvarnos, y nosotros le preparamos el camino confesando nuestras culpas y permaneciendo en vela. Hombre, tus pecados están perdonados. Como esas máquinas quitanieves que ahora, en diciembre, despejan las carreteras para permitir el paso, Él, con su cuerpo entregado y su sangre derramada, derretirá nuestras culpas, romperá nuestras cadenas, y se tenderá ante nosotros en la Cruz formando la vía segura que conduce al cielo. Dirás que ya te has confesado muchas veces, y quizá tenga que responderte que de poco te has aprovechado. Tus confesiones eran tan superficiales, tan <<epidérmicas>>, como tu correspondencia a la gracia. Prepara ahora, con verdadera contrición, los caminos de tu espíritu; deja que, cuando Cristo llegue, pueda entrar hasta el centro del alma, y, desde allí, Él te abrirá el camino hasta el cielo."

CAPELLANÍA.png